El mantenimiento o desmantelamiento del Estado del Bienestar


Este artículo analiza las consecuencias negativas que tienen para el Estado del Bienestar las políticas públicas promovidas por el Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, y desarrolladas por los gobiernos de la Eurozona y muy en particular los de su periferia, incluyendo España.
La mal llamada crisis del euro está afectando profundamente los Estados del Bienestar de los países de la Eurozona y muy en particular de los países periféricos de la zona monetaria tales como Grecia, Portugal, Irlanda y España. Antes de discutir como la crisis afecta a tales países tenemos que analizar las características de tales países a los que se considera, en parte, responsables de la mal llamada crisis del euro.
Veamos pues qué tienen en común los países periféricos de la Eurozona (España, Grecia, Portugal e irlanda). Y el detalle más importante es que todos ellos han estado gobernados por dictaduras ultraderechistas (España, Portugal y Grecia) o gobiernos conservadores autoritarios (Irlanda), en la mayoría del periodo post II Guerra Mundial hasta los años 80. Consecuencia de ello todos ellos tienen Estados represivos, poco redistributivos, y escasamente sociales. Tienen por ejemplo el número de policias por 10.000 habitantes mayor de la UE-15 (el grupo de países de la Unión Europea más desarrollados económicamente) y, a la vez, el menor porcentaje de la población adulta trabajando en su Estado del Bienestar. Tienen también las mayores desigualdades de la Unión Europea. Veamos los datos.
Los ingresos al Estado como porcentaje del PIB en el año 2009 fue, según Eurostat, el 34% en España, el 37% en Grecia, el 39% en Portugal y el 34% en Irlanda, porcentajes, todos ellos, mucho menores que el promedio de la UE-15 44% y mucho menos que el de Suecia el 54%, siendo este último el que tiene mayores ingresos al Estado (ver cuadro 1).
cuadro1
El gasto social como porcentaje del PIB fue también, según Eurostat, en 2008 el 22,7% en España, el 25,9% en Grecia., el 24,3% en Portugal y el 22,1% en Irlanda, porcentajes, todos ellos, mucho menores que el promedio de la UE-15 27% y mucho menos que el de Suecia 29,3% que tiene el gasto público social más elevado de la UE-15 (ver cuadro 2).
cuadro2
El empleo público (la mayoría del cual pertenece a los servicios del Estado del Bienestar) como porcentaje de la población adulta es, de nuevo, según Eurostat en España el 9%, en Grecia el 14% (debido al elevado número de personal en las fuerzas armadas), en Portugal el 7% y en Irlanda el 12%. Todos ellos, de nuevo, porcentajes menores que el existente en el promedio de la UE-15 15% y mucho menos que en Suecia, que es el 25% (ver cuadro 3).
cuadro3
Estos datos muestran que, mírese como se mire, el sector público, incluyendo su Estado del Bienestar, está muy poco desarrollado en estos países, con un gasto público, incluyendo un gasto público social, y un empleo público (predominantemente en los servicios del Estado del Bienestar) muy bajo. Las continuas observaciones de los pensadores conservadores y liberales españoles que afirman que el Estado en España está hipertrofiado no se corresponden con el análisis de datos. Tales declaraciones pertenecen más al terreno ideológico que al terreno científico. Tienen poca credibilidad, a pesar de la cual, se reproducen con gran frecuencia en los medios de información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada