Estimada canciller Merkel:


Antes de nada, nos gustaría aclarar que nos dirigimos a usted como la canciller de la República Federal de Alemania. No la hemos votado, y no reconocemos que haya una “canciller de Europa” de hecho. En este sentido nosotras, las personas que suscribimos esta carta abierta, lo hacemos como ciudadanas y ciudadanos de un país soberano, que tiene sus propias instituciones democráticamente elegidas, responsables de cara a su propio pueblo.
Incluso así, como nuestro gobierno hace algún tiempo que dejó de obedecer las leyes de este país y a la Constitución del Estado, y de trabajar por  los intereses de la ciudadanía, de las clases populares y trabajadoras, dirigimos esta carta directamente a Usted.
Esta carta no puede, ni debe ser vista como una reivindicación de carácter nacionalista o chauvinista. Nos dirigimos a Usted, por qué Usted es la cabeza visible de la doctrina neoliberal que está arruinando Europa. No pedimos explicaciones al pueblo alemán, que tiene toda la legitimidad de elegir a sus representantes. Sin embargo, en nuestro país, allá donde vivimos, su nombre nunca estuvo en ninguna urna. No la elegimos y por tanto no le reconocemos el derecho de tomar decisiones políticas en nuestro nombre.
Y no estamos solos ni solas. El día 14 de Noviembre nos hemos levantado con otros pueblos hermanos en huelgas generales, manifestaciones y protestas. Quizá leyendo los informes del Gobierno español haya pensado que éramos solo unos miles de despistados en las calles. La realidad es que éramos millones protestando, y luchando para evitar que las politicas promovida por Usted y sus acólitos acaben arruinando el país y quitándonos el futuro.
La huelga general internacional del día 14 de noviembre ha sido en contra de nuestros gobiernos que traicionaron y traicionan la confianza depositada por las ciudadanas y ciudadanos. Sin embargo, ha sido una huelga contra la recesión economica y la supresión de derechos sociales a la que estos gobiernos nos han conducido. Y no se haga ilusiones, Señora Cancillera. También ha sido una huelga contra la austeridad impuesta por la Troika y por todos aquellos que la pretenden transformar la Unión Europea en un régimen autoritario. Ha sido por lo tanto una huelga también contra Usted. Y si aplaudimos a nuestros pueblos hermanos de Grecia, Portugal, Chipre y Malta, aplaudimos también al pueblo alemán que sufre con nosotros. Sabemos que el Wirtschaftswunder, o el “milagro económico” alemán de los años 50 y 60 se construyó a base de perdones sucesivos de la deuda alemana por parte de sus principales acreedores. Sabemos que la supuesta fuerza económica alemana actual se ha cimentado sobre una brutal represión salarial que dura más de diez años, a fuerza de crear trabajo precario, temporal, mal pagado, que afecta  a buena parte del pueblo alemán. Esto nos muestra también cual es la perspectiva que Usted tiene para Alemania, para su mismo pueblo. Y la recesión económica a la que quiere condenarnos le está explotando en la mismísima cara del “milagro”.
Es lógico que no nos responda. Es probable que el gobierno español, débil y servil, siga honrando los compromisos hacia Usted más que sus obligaciones con  el pueblo que lo ha elegido. Pero la verdad, Señora Cancillera, es que la mayoría de la población de los países donde se están imponiendo planes de recortes no aprueba de ninguna manera la forma como nuestros gobiernos, sostenidos por la Troika y por Usted, están destruyendo nuestros países. Usted está en su pleno derecho en ignorarnos. La Comisión Europea, el Fondo Monetario y el Banco Central Europeo también lo intentarán. Pero somos cada vez más, señora Merkel, aquí y en todos los países. Nuestras manifestaciones y protestas tendrán cada vez mas fuerza. Cada vez conocemos mejor la realidad. Las historias que nos contaban nunca cuadraban y ahora sabemos que son mentiras descaradas.
Hemos despertado, señora Merkel. Y rechazamos la Unión Europea que Usted quiere imponernos.

ATTAC España

Basada en una carta similar publicada por un amplio espectro de movimiento sociales portugueses, entre ellos ATTAC Portugal.
ATTAC Castilla y León no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada