LAS MOVILIZACIONES QUE SEAN PARA GANAR

Enrique Rubin – ATTAC Sevilla.

Un sistema antisocial

La mayor parte de la humanidad retrocede socialmente desde hace décadas. Perdemos derechos y calidad de vida. Las dificultades para un “buen vivir” son cada vez mayores para cada vez más gente. El poder financiero domina nuestras vidas y la casta política está a su servicio desde los gobiernos de casi todo el mundo. Veamos una breve panorámica de la situación, una de tantas posibles.

Manifestar pacíficamente otras ideas y alternativas se reprime con sangre y dolor en casi todo el mundo. La desigualdad crece; la injusticia, la corrupción política generalizada se acepta y sentencia en los más altos tribunales. Y siguen como si nada pasara. Los gobiernos se alternan, van dejan los países (casi todos) cada vez más arruinados. Los valores y los derechos importan muy poco. Hacen negocios con las enfermedades, se desprecia la sanidad y la educación pública, la dependencia y el empleo, las pensiones, la investigación. Cientos de miles de desahucios, impuestos al consumo, re-pagos, …

Eliminar o minimizar los derechos sindicales y laborales es uno de sus objetivos. Se legaliza las estafas fiscales, el lavado de dinero negro y la evasión de capitales. Las grandes empresas y los grandes capitales consiguen cuantiosas reducciones de impuestos. Las pymes y el trabajo autónomo tienen cada vez mayores dificultades para crear y mantener los empleos.

Los medios de información habituales apoyan lo que diga la banca, los grandes capitales y las empresas transnacionales porque la política ha dejado de tener el poder. Los mercados mandan, la castuza política obedece, la ciudadanía y la democracia son serios estorbos. La soberanía popular es un espejismo.

El rey, su heredero y demás familia están al lado de quienes son como ellos. Este sistema antidemocrático y corrupto del que, al parecer, también se embolsan enormes cantidades les viene muy bien. Un elocuente silencio y opacidad absoluta elude numerosas y fundadas sospechas. Y el PP, el PSOE y CiU se hacen cómplices; a veces también UPyD, CC y UPN.

Así, el sistema actual es inservible para la inmensa mayoría y este régimen está fracasado. El modelo de economía lo marcan los mercados en los Decretazos y, por tanto, esta democracia es una farsa. Vivimos en una dictadura global que extiende y aumenta la pobreza cada vez más.

Su plan: millones de personas sin futuro

“Haciendo lo que tienen que hacer” y con la “oposición útil” hay millones de desempleados que nunca llegarán a cotizar el tiempo suficiente para alcanzar una jubilación digna; casi dos millones de familias carecen absolutamente de ingresos y la juventud es prácticamente expulsada de nuestro país.

Y todo porque al final de agosto de 2011, “para calmar a los mercados”, PP y PSOE (con apoyo de UPN y CiU) decidieron que es prioritario pagar la deuda a la banca, al poder financiero. Una banca que falló (?) estrepitosamente en su negocio de deuda, o estafó a millones de personas.

Ahora, en vez de salvar a personas con dificultades, rescatan al poder financiero con dinero público europeo (hasta 100.000 millones de euros), que va a generar más deuda pública, es decir, que con sus recetas engañosas nos harán pagar a quienes siempre lo hacemos, decretando aun más recortes en el bienestar social. Y este no es el primer rescate. Tampoco será el último.

La troika (FMI, UE, BCE) decide que la banca europea no pierda nada. Arrasarán el bienestar social público y la vida de una enorme cantidad de población europea, si es necesario. Para esta gobernanza sociópata debe ser un gran espectáculo contemplar la población de Grecia arrasada y abandonada a su suerte. Y los escenarios de Portugal e Irlanda se van preparando. Y muy pronto se unirán otros estados.

Esta troika no elegida, sin la legitimidad de las urnas, con evidente desprecio a los principios de justicia, equidad y legalidad, diseñan Mecanismos, Facilidades, Fondos, Rescates, “bancos malos”, etc. aprobando normas jurídicas que convierte a los gestores del dinero en inviolables en sus decisiones, impidiendo que sean juzgados si destinan nuestro dinero a fines que no den los resultados esperados, que carecen absolutamente de responsabilidad. ¡Y así, sin más, se acepta en toda la UE!

Los valores que preferimos

Los gobiernos actuales y los medios masivos de comunicación solo sirven los intereses de “los mercados” (transnacionales, grandes fortunas, banca y especuladores financieros). De hecho, prácticamente todos son de su propiedad, pagan para facilitar sus objetivos (“Quien paga, manda”). Hablan solo de dinero y utilizan el miedo y el engaño sistemático.

Necesitamos otra política que reconozca el sufrimiento, que lo sienta, que hable también de las emociones, que actúe con inteligencia para desarrollar los valores que compartimos la inmensa mayoría: paz, libertad, igualdad, ética, solidaridad, fraternidad, cooperación, generosidad, transparencia, ecologismo, democracia, ayuda, honestidad, …

Necesitamos otra política fiscal y otro sistema tributario, hay que hacer una auditoría ciudadana de la deuda, hay que habilitar mecanismos de participación en los presupuestos, acabar con la ”mercadocracia”. Tenemos que construir la Unión de los Pueblos de Europa.

Necesitamos cambiar el actual modelo de desarrollo basado en el mercado, competitividad y crecimiento continuo, muy lucrativo para una minoría, por otro modelo sostenible, cooperativo y para el bien común. El neoliberalismo está organizado internacionalmente y no va a parar, quieren ganar muchísimo más, nosotros no debemos escatimar esfuerzos unidos con Europa y el Mundo.

Un Plan de movilizaciones y de acción política

La lucha por alguna mejora laboral o social -siempre muy pequeña- es insuficiente. Los triunfos individuales o personalistas tampoco nos sirven. Pactar, acordar o colaborar con el neoliberalismo será aplazar la derrota final.

A la hora de escribir estas líneas las direcciones de las centrales sindicales mayoritarias, las legalmente “más representativas”, no han publicado un Plan, o al menos, un calendario de movilizaciones que incluya asambleas en centros de trabajo, manifestaciones (salvo el 15-S), huelgas generales, huelgas de consumo, huelgas de estudiantes, bloqueos de transportes y comunicaciones, etc. que pueda contrarrestar las agresiones de la troika y del gobierno de Rajoy. En cambio, en las redes sociales, sí que hay movimiento (25-S, apoyo al SAT, Foros, …).

La izquierda más visible tampoco hace un llamamiento a toda la sociedad, ya no hay nadie a quien, en mayor o menor medida, no afecte las recetas que Rajoy y la troika han diseñado para que sigan ganando quienes crearon esta situación. Y habrá más.

Los partidos políticos y los sindicatos imponen un modelo de relación y comunicación muy jerarquizado. Actualmente la juventud, la ciudadanía, rechazan esa habitual y obsoleta política de marketing y de relaciones públicas. Hoy la socialización se hace con prácticas de comunicación política muy descentralizadas y dinámicas. El empleo de la Red es verdaderamente muy eficaz en trabajos de cooperación, de intercambio de ideas y conocimientos, de convocatorias de todo tipo. Los partidos y sindicatos solo emplean la red como tablón de anuncios y correo.

Para ganar

Estamos viviendo un cambio de época con un cambio de conciencia social, acompañado con una herramienta tecnológica “en red” (Internet), con capacidades y posibilidades muy adecuadas para alcanzar unos niveles de igualdad, libertad, solidaridad y democracia como nunca conocidos en la historia de la humanidad.

Internet nos iguala, nos da voz, cualquiera puede publicar. La Red no olvida, es una inmejorable y casi instantánea hemeroteca. Es conocimiento, es un inmenso y plural medio de información. Por si fuera poco también es lugar de reunión y tiene un enorme poder de convocatoria.

Para lograr la máxima participación hay que asegurar que se obtendrá una gran recompensa: las decisiones deberán ser siempre coherentes con la opinión mayoritaria de la ciudadanía, la participación dejará de ser una idea para convertirse en realidad. Por tanto, hay que incentivar y motivar la creación de una gran red social y política para lograr un objetivo común: ganar el futuro.

Las organizaciones para el cambio de época aun están por definirse. En todo caso, serán totalmente horizontales o al máximo posible. Sobre todo la izquierda altermundista debe reaccionar e incorporarse, sin demora, a esta revolución democrática, nada puede impedirlo. Y debe proponer un Plan que abierto al debate y a las ideas sirva para ganar el futuro. ¿O se quedará mirando, cómo las vacas miran pasar el tren?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada