El ITF muestra la patita

COMUNICADO DE ATTAC ESPAÑA

ATTAC lleva 15 años exigiendo la implantación de un Impuesto global a las Transacciones Financieras para regular las finanzas y recaudar dinero que ayude a luchar contra la pobreza y el cambio climático. En este período hubiéramos recaudado al menos  1,5 billones de euros (la mitad de ellos en la UE) y se habrían reducido muy notablemente las operaciones financieras más especulativas.

Este IVA progresivo a la especulación muy inferior al 1% ha recibido todas las descalificaciones imaginables por parte de quienes defienden los intereses de los “mercados financieros”, eufemismo para poner nombre a los que controlan el movimiento del capital financiero global en su provecho especulativo a corto plazo y contra las necesidades inmediatos y a largo plazo de la población mundial.

La crisis que se manifestó con toda su crudeza a partir del año 2008 ha obligado a 11 países de la Unión Europea (entre los que está España) a reconocer la necesidad de implantar un Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) por lo que han tenido que abandonar su línea argumental nacida en el Consenso de Washington que defendía fanáticamente la desregulación, las privatizaciones, el rechazo a los impuestos, la falta de prisas en la armonización fiscal y la libertad impune del movimiento de capitales.

Aunque la reaparición actual del ITF en la agenda europea tiene un evidente oportunismo electoral de cara a las  elecciones europeas del 22 de mayo y puede acabar siendo un ejemplo más de la estafa de nuestros actuales dirigentes, es un hecho indudable que expresa un retroceso de sus posiciones ideológicas neoliberales. Lo hacen porque no tienen mas remedio. 
Se corrobora una idea central de la propuesta original de Attac: el ITF es un impuesto técnicamente posible, económica y socialmente muy útil y sólo depende para su implantación de la voluntad política.

Sin embargo, lo que se pretende aprobar dista de nuestra histórica reivindicación. Además de las rebajas y el insuficiente gravamen, se deja fuera gran parte de las transacciones financieras ya que se ha anunciado que sólo estarán sujetas las operaciones con acciones y más adelante otros activos, aunque en ningún caso las divisas. El gravamen que finalmente parece que se aprobará se reduce al 0,1% para las acciones y el 0,01% para los derivados. A esto se une que se hará tributar a las entidades financieras según el principio de emisión y no el de residencia lo que nos reafirma en que un ITF que exprese todo el potencial ciudadano transformador que los europeos queremos, requiere de un cambio político en Europa que sustituya a las actuales élites y modifique la forma no democrática de funcionar de sus instituciones ejecutivas.

Mientras tanto seguiremos exigiendo, junto al creciente movimiento social europeo, la aplicación de un ITF global como el que proponemos desde 1999, junto a otras medidas imprescindibles para derrotar a la dictadura de los mercados financieros y devolver a la ciudadanía europea la dirección democrática de su proyecto común; tales como el cierre de los paraísos fiscales, la implantación de la renta básica ciudadana y el impulso de políticas que tengan como primer objetivo la creación de puestos de trabajo dignos y bien retribuidos para todos los ciudadanos.

Las ideas tienen consecuencias cuando van de la mano de la movilización social. Lo prueba la propuesta de Attac de la Tasa Tobin, ahora rebautizada como ITF, que es apoyada por una mayoría de la ciudadanía europea que continuará trabajando para no verse engañada una vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada